Benidorm y el Hotel Regente, el mejor lugar donde alojarte para tus vacaciones en la playa

ID Benidorm
Facebooktwittergoogle_plusinstagram

***ESTE ES UN POST PATROCINADO***

¡Hola, viajer@s!

Hoy os vengo a hablar de nuestra reciente experiencia en Benidorm, donde pasamos una noche a principios de marzo de este año debido a que queríamos asistir a la presentación oficial de la asociación Comunitat Valenciana Travel Bloggers, a la que Travelling la vida loca tiene el placer de pertenecer 🙂

Yo ya había estado una vez en Benidorm, hace muchos años, más concretamente en el año 2000, ya que la familia de mi amiga Vane me invitó a pasar unos días con ellos allí, y así aprovechamos para visitar Terra Mítica, para alegría nuestra y de los hermanos pequeños de Vane. Sin embargo, Félix no había estado nunca y no sabía muy bien a lo que iba, así que creo que la ciudad le sorprendió un poco 🙂

 

El Hotel Regente: por qué es una buena opción

Fachada del Hotel Regente, con sus balconcitos

Fachada del Hotel Regente, con sus balconcitos

Para esta reciente estancia, Félix y yo nos alojamos en el Hotel Regente de Benidorm, perteneciente a la cadena MedPlaya, que cuenta con diversos hoteles en diferentes puntos turísticos de la costa mediterránea, como en Salou o Benalmádena, además de otros tres hoteles en la propia ciudad de Benidorm.

La ubicación del Hotel Regente es muy buena, ya que se encuentra a pocos minutos caminando del principio de la Playa de Levante. Desde ahí, tienes toda la extensión de playa para pasear y, si te quedas con ganas de más, aún tienes toda la Playa de Poniente para recorrer, que se encuentra justo a continuación, separada únicamente por el mirador de la Plaza del Castillo.

Al llegar al hotel, hicimos el check-in con un recepcionista majísimo con el que estuvimos charlando un rato como si nos conociésemos de toda la vida y, a continuación, subimos a dejar los trastos a nuestra habitación. Esta era muy agradable: se nota que las habitaciones se han renovado recientemente, ya que están en estupendo estado, incluyen baño completo con artículos de higiene personal gratuitos, hay aire acondicionado y calefacción y, lo mejor de todo, un balcón bastante majo con una mesita y dos sillas con vistas a la piscina del hotel, donde te puedes tomar una cervecita tranquilamente en la auténtica gloria y sin salir de tu habitación.

Se trata de una habitación sin excesivos lujos pero, al mismo tiempo, agradable y con todo lo necesario para una estancia cómoda. De hecho, quiero destacar la comodidad de las camas y las almohadas, ya que este es un tema con el que llevamos bastante guerra durante nuestros viajes, sobre todo con las almohadas… ¿Por qué las hacen tan raras en algunos sitios? 😭


Generic 728x90

 

Como ya he comentado, las vistas desde el balcón de la habitación son geniales, ya que dan a la zona de las piscinas (una para adultos y otra para peques) y de la terraza. Junto a las piscinas hay una gran zona de solarium para tostarse a sol, que estaba bastante llena de gente en bañador aprovechando el día buenísimo que nos hizo para ir cogiendo morenito, y también hay una zona de terraza repleta de mesas y sillas para tomar algo mientras se toma el solete. Genial, vamos.

Las vistas de las piscinas desde nuestro balcón

Las vistas de las piscinas desde nuestro balcón

Las vistas nos gustaron tanto que decidimos bajar a explorar tanto esta zona exterior como el resto de las instalaciones del hotel.

La zona de recepción es amplia y luminosa, con muchos butacones y mesas para descansar, sentarse a leer o tomarse un momento para planificar el día. La zona de bar/cafetería contigua a la recepción es también muy amplia y, de nuevo, cuenta con numerosas mesas con cómodos butacones para disfrutar de un café o de una cervecita cómodamente y a cubierto (ya sea del sol o del frío, según la época del año). Desde esta cafetería tenemos ya acceso a la zona de la terraza exterior y, a través de esta, a la zona de la piscina y las tumbonas.

En la planta baja encontramos el comedor. Nosotros tomamos el desayuno ahí: era tipo buffet, bastante variado y muy rico. Había la zona del típico “irish breakfast”, con tu bacon, tus huevos fritos, tus hash browns (pastelitos de patata) y tus judías con tomate; y también había otras opciones un poco más ligeras, como fruta natural, yogur, muesli, cereales, etc., así como todo tipo de bollería. Por supuesto, también hay café, té e infusiones, y zumos de fruta. Muy, muy completito. Nosotros fuimos a saco y nos preparamos un “mini irish breakfast” y, encima, de “postre” nos arreamos un donuts… ¡Un día es un día! 😇

El desayuno de los campeones

El desayuno de los campeones

En el Hotel Regente también se pueden disfrutar de espectáculos diarios y animación a lo largo de todo el año: en invierno se llevan a cabo en la cafetería interior y en verano tienen lugar en el nuevo escenario de la zona de la terraza exterior. Los espectáculos van variando y pueden ir desde ABBA hasta éxitos de Broadway.

Como comentaba, la noche que pasamos allí era la del 6 de marzo… en invierno, vamos; pues bien, yo diría que el hotel tenía que estar prácticamente lleno. Benidorm tiene turismo durante todo el año, y no es de extrañar, ya que con el clima buenísimo que tiene, nosotros, que hemos vivido tres años en Irlanda, sabemos que un buen día de invierno en Benidorm es prácticamente igual al mejor día de verano que te pueda hacer en Inglaterra o Irlanda. Así que, sí, tiene sentido que la ocupación hotelera sea tan alta durante todo el año, ya que el turismo que predomina es el anglosajón.

 

Benidorm en un día

También he de decir que el día que nos hizo fue buenísimo, era un día de verano, y hacía mucho calor. Después de explorar el hotel, salimos a pasear para conocer un poco la ciudad: al principio nos llamaba la atención que todos los turistas fuesen en shorts y chanclas o directamente en bañador, pero al final resultó que los raros éramos nosotros al ir en pantalón largo y con botas, ya que realmente nos asamos vivos.

Al entrar en Benidorm con el coche, ya nos sorprendió bastante la estampa que presenta, con todos los rascacielos, los hoteles y los bloques enormes de apartamentos, pero ahora, digamos “desde dentro”, es que alucinas, parece increíble. Piensas, “¡¿Pero dónde narices estoy?! ¡¿En la costa mediterránea o en pleno Manhattan?! Y es que Benidorm parece casi eso: un pequeño Nueva York, un Manhattan a escala reducida, una gran ciudad metida dentro de una pequeña ciudad. La verdad, es bastante impactante y, a no ser que tengas muy claro a dónde vas o lo que te vas a encontrar, es algo que sorprende.



GIF generica vuelo 728x90

Desde el hotel hasta la playa caminando tardamos unos 5 o 10 minutos, y el camino consta de calles o avenidas repletas de bares, restaurantes, tiendas de souvenirs, etc. ¡Ah! Y de turistas. Recordemos de nuevo que estamos hablando de principios de marzo, pero como ya hemos comentado, eso en Benidorm no importa. Aquí el tema está animadito todo el año.

Después de este corto paseo, llegamos a la bonita Playa de Levante: se trata de una larguísima extensión de arena blanca bordeada por un paseo marítimo, bordeado a su vez de bares y restaurantes que, por supuesto, estaban llenos de gente en las terrazas tomando el sol y disfrutando de algo refrescante.

La Playa de Levante

La Playa de Levante

He de decir que toda la zona de la playa y el paseo está cuidadísima: muy limpia, muy agradable, con buenas instalaciones. Todo muy, muy bien. La arena estaba ya llena de gente tomando el sol, e incluso algún valiente se bañaba, pero nosotros, después de pasear un rato por el paseo, achicharrarnos y descubrir con horror que o hacíamos algo o nos íbamos a quemar enteros en pleno marzo, decidimos refugiarnos en una terracita a la sombra y tomar algo fresquito. La oferta tanto gastronómica como de bebidas es muy amplia, y encontraréis tanto comidas y bebidas nacionales como, sobre todo, anglosajonas. Nosotros optamos por lo diferente, por lo que no podemos tomar todos los días: una John Smith y una Kopparberg de pera. ¡Qué recuerdos de Dublín, de repente! 😋

Había que refrescarse...

Había que refrescarse…

Además, he de decir que los precios son bastante razonables: hay tanta oferta que los sitios tienen que poner precios competitivos para atraer a la clientela. Esta ronda de lo que os hablaba nos costó bastante más barata de lo que cuesta en Irlanda o en Inglaterra, ya que allí se encarece muchísimo por los elevados impuestos que pagan por las bebidas alcohólicas.

Ese mismo día por la tarde seguimos recorriendo Benidorm, pero esta vez lo hicimos con nuestros amigos Jabo y Raquel, que son de allí y hacía mucho tiempo que no veíamos. Gracias a ellos, descubrimos la maravillosa Plaza del Castillo, que se encuentra sobre un pequeño cabo que divide la costa de Benidorm en las dos playas: la de Levante y la de Poniente. La Plaza del Castillo es realmente maravillosa, tiene un encanto mediterráneo que dejará a pocos indiferente. Además, tuvimos la suerte de llegar al atardecer y de presenciar una increíble puesta de sol desde un lugar totalmente privilegiado. Fue mágico, de verdad.

El atardecer perfecto

El atardecer perfecto

Después de ver el atardecer, recorrimos parte del casco antiguo a pie y paramos a tomar unas cañas y unos pinchos en lo que nos dijeron que era la “zona de los vascos”: gracias, chicos, pasamos un rato genial con vosotros 🙂 . Volvimos al hotel no muy tarde para estar en plena forma al día siguiente para la presentación de la Comunitat Valenciana Travel Bloggers. Si queréis saber cómo fue este evento, podéis consultar este post del blog oficial de la asociación donde se explica al detalle como transcurrió la jornada.

 

En resumen…

Para resumir, nuestra estancia en Benidorm fue realmente agradable e interesante. Si analizamos los tres ejes principales de la estancia, veremos por qué:

Benidorm

Benidorm en sí nos sorprendió, sobre todo a Félix, que no había estado nunca. Está claro que Benidorm y todo lo que representa tiene sus defensores y sus detractores, y he de decir que este no es mi tipo de turismo favorito (de hecho, no soy una persona muy de playa, solo suelo ir a la playa en Menorca, cuando voy a visitar a la familia), pero sí que entiendo perfectamente su éxito: sol y buen tiempo todo el año, playita, buenos precios y pubs/restaurantes ingleses/irlandeses es una combinación ganadora para el turista anglosajón.

Yo diría que es un sitio que hay que visitar al menos una vez en la vida: hay que verlo, hay que sentirlo y hay que disfrutarlo. La playa es preciosa y la zona del casco antiguo tiene mucho encanto. Además, hay un montón de actividades que hacer, como visitar Terra Mítica o algún parque acuático; la zona, además, está rodeada de montañas, por lo que si os gusta el trekking o la escalada, también lo vais a tener muy fácil. Benidorm es más que un cliché y ofrece más de lo que puede parecer en un principio, así que bien se merece una visita.

Hotel Regente

Nuestra estancia en el Hotel Regente fue perfecta. A continuación os comento los que considero que son los puntos fuertes del hotel:

  • buena ubicación: está cerca de todo, pero no “en el meollo”, lo cual considero que tiene que ser algo muy positivo para descansar bien por las noches, ya que la mayoría de días, sobre todo en verano, aquello tiene que ser una locura.
  • excelente relación calidad/precio: por un muy buen precio por noche podéis disfrutar de unas instalaciones en perfecto estado, habitaciones con aire acondicionado, balcón con sillas y mesas donde relajaros y, por supuesto, la zona de las piscinas, las tumbonas y la terraza.
  • amabilidad del personal: tanto el personal de recepción como Frida, la encargada de Guest Relations, a la que podréis encontrar de vez en cuando en el stand que hay a tal efecto en la zona de recepción, nos dieron un trato inmejorable: amables, atentos, afables, serviciales… No tengo absolutamente nada malo que decir de ellos.

En resumen, el Hotel Regente es el lugar ideal para alojarte en Benidorm y no morir en el intento 🙂

Presentación de la CVTB

La presentación de la Comunitat Valenciana Travel Bloggers (CVTB) era un evento en el que me hacía muchísima ilusión participar, y he de decir que se cumplieron todas mis expectativas. La presentación, que se celebró en la sede del Invat.tur en Benidorm, fue muy interesante; destacaría especialmente la mesa redonda en la que participaron expertos del sector, concretamente Luca Bocci (Turismo de Noruega), Joantxo Llantada (Marketing Agencia Valenciana de Turisme), Mariano Torres (El Santo Comunicación) y Alfonso Calzado (IATI Seguros). Fue muy interesante y revelador oírles hablar del papel que piensan que jugamos los bloggers de viajes en el sector turístico, así como reflexionar sobre hacia donde evoluciona el sector en cuanto a redes sociales y demás, y qué habilidades debe tener un blogger que pretenda triunfar en el futuro.

La interesantísima mesa redonda

La interesantísima mesa redonda

Además, tras la presentación hubo un estupendo catering en el que tuvimos la oportunidad de conocer personalmente y desvirtualizar a l@s compañer@s de la asociación. Fue genial porque, al fin y al cabo, somos tod@s personas con una afición o, más bien, una pasión en común, tenemos algo que nos une, que es nuestro amor por los viajes, así que era muy fácil tener conversaciones fluidas y realmente interesantes con personas a las que acabas de conocer. Estas conversaciones continuaron después durante la comida en el restaurante La Almartxa, a la que nos apuntamos much@s soci@s de la CVTB, y que fue el broche final a un día intenso, pero muy interesante y agradable.

 

A modo de resumen, diré que esta visita a Benidorm fue una gran experiencia para mí, tanto como turista, como como blogger. ¡Y que vengan muchas más como esta!

 

***ESTE ES UN POST PATROCINADO***

Facebooktwittergoogle_plus
Te lo cuento todo sobre mis viajes y aventuras
Y te llevas gratis las mejores checklists

Una vez te suscribas al blog recibirás todas las actualizaciones y las novedades en tu bandeja de entrada: ¡así de fácil y cómodo! Y además, al suscribirte, te regalo las mejores checklists para hacer las maletas.