Qué tipo de viajera soy

¡Hola, viajer@s!

Hoy me gustaría contaros qué tipo de viajera soy para que sigáis conociéndome un poco más y también para que sepáis con qué tipo de experiencias y consejos os vais a encontrar en este blog.

Tipos de viajeros

Hay muchísimas personas que viajan, pero se pueden distinguir muchos tipos diferentes de viajeros. Por un lado están los mochileros, que viajan ligeros, solo con lo imprescindible, y cuyo viaje va a estar determinado por un factor clave: un presupuesto bajo. En el otro extremo se encontrarían los afortunados que no tienen ninguna limitación económica, que pueden viajar con la frecuencia que deseen y que además lo hacen “a todo trapo” (suspiro). Por otra parte están los aficionados a los viajes organizados, que van a lo cómodo. También hay otros dos tipos de viajeros opuestos: los que solo van a resorts en alguna playa o zona turística a relajarse y, como decimos por aquí, a “tumbarse a la bartola”, y los que solo visitan ciudades y se interesan sobre todo por museos y monumentos o, como decimos también por aquí: “van a ver piedra”. Por último están las personas que viajan por trabajo, que normalmente disponen de poco tiempo para hacer turismo.

Bien, pues una vez especificado todo esto, he de decir que yo no pertenezco a ninguno de estos tipos de viajeros 😀 . Desde luego, no soy mochilera: no sé viajar ligera, nunca he sabido y dudo mucho que a estas alturas aprenda a hacerlo. Claramente, tampoco soy de las que no tiene limitaciones económicas, las tengo, y muchas: hipoteca, autónomos, gestoría, todo tipo de facturas, etc… Pues como la mayoría de la gente, ¿no? Los viajes organizados no me van: para mí, parte de la diversión del viaje es prepararlo todo, buscar ofertas, hoteles interesantes, vuelos baratos… Yo empiezo a disfrutar de un viaje meses antes de la fecha del vuelo, solo con prepararlo todo, y eso no estoy dispuesta a perderlo consumiendo viajes organizados. Por otra parte, el plan playero está bien, aunque solo suelo ir a la playa en Menorca, pero también me encantan las grandes ciudades, los pueblecitos pintorescos y, sobre todo, los paisajes evocadores. De todo un poco, vamos. Y por último, no viajo por trabajo: mis viajes son siempre de ocio, que es lo más bonito que hay 🙂 .

¿Y entonces?

Así que, querid@s viajer@s, sé que os estaréis preguntando: “¿Y entonces, qué clase de viajera eres, Débora?”. Bueno, pues, que yo sepa, mi tipo de viajera no tiene un nombre en concreto, así que lo que os voy a dar es una definición: considero que, junto con Félix, somos unos viajeros en pareja de clase media que buscan buenos servicios y experiencias por el mejor precio posible y que se lo montan ellos. Ahí queda eso. ¿Me ayudáis a buscar un nombre más corto para esta parrafada? ¿Sabéis de una palabra o se os ocurre un término que englobe todo esto? ¡Si es así, escribid un comentario y así nos enteramos tod@s! Personalmente, creo que hay muchas personas que pueden sentirse identificadas con este perfil de viajeros, ya que veo a muchas parejas (también españolas) durmiendo en los mismos hoteles, comiendo en los mismos restaurantes y haciendo las mismas actividades que yo. Así que, ¡chic@s, este blog va especialmente dedicado a vosotr@s! 🙂

Coche cargado

Lo que yo llamo “hacer un tetris” en el maletero con el equipaje. En mi defensa diré que esto era para un roadtrip con festival incluido, así que ahí también va material de acampada…



GIF generica vuelo 728x90

Sí y No

Entonces, según todo esto que os he contado, y profundizando un poco más, yo digo NO a:

-Viajar solo con mochila o con una bolsa de mano. Aparte de poder llevar más o menos prendas, el motivo principal son los puñeteros líquidos. El hecho de no poder llevar la bolsa de aseo en el equipaje de mano me revienta a más no poder, así que solo por eso ya me toca siempre facturar una maleta. Eso sí, como ahora la mayoría de compañías cobran por las maletas facturadas, si es una escapada corta o a un sitio cálido donde no hay que llevar prendas que abulten mucho, facturamos una maleta grande para los dos y luego ya aprovechamos al máximo las maletas de mano, que normalmente son dos buenas bolsas de deporte que cunden bastante.

-Hostales con habitaciones compartidas entre 6, 8, 10 o 12 personas.

-Baños compartidos.

-Comida basura cada día.

Por otra parte, digo SÍ a:

-Habitaciones dobles con baño propio.

-Hoteles de la mejor categoría que podamos alcanzar dentro de nuestras posibilidades (¡hay que buscar ofertas, que algunas son muy jugosas!).



Generic 728x90

-Alternativas a hoteles como Airbnb o Wimdu, donde puedes alquilar apartamentos, por ejemplo. De esta manera, tal vez el desayuno y/o la cena los puedes cocinar en casa, y eso que te ahorras en los restaurantes…

-Darse algún capricho de vez en cuando: una cena en un buen restaurante que se salga un poco del presupuesto habitual, un delicioso cóctel en algún sitio chic… Ya sabéis de lo que hablo, ¿verdad? Si todos los días te ciñes al presupuesto, de vez en cuando puedes darte el gustazo y saltártelo, y, creedme, sienta muy bien 🙂

-En cuanto a los restaurantes, “hacer los deberes” antes de partir para encontrar las joyas que hay por ahí ocultas, donde puedes comer de maravilla por muy, pero que muy poco dinero, incluso en los países con fama de caros. Normalmente esto lo hago con la ayuda de la guía Lonely Planet del país o la ciudad en cuestión, de Trip Advisor, de los blogs como este y, por qué no, del boca a boca, simplemente hablando con amistades o familiares que ya hayan estado y te puedan aconsejar.

La clave está en el equilibrio

En resumen, en mis viajes intento encontrar siempre un equilibrio entre los gastos y las comodidades, un término medio. Para mí, también es parte de la diversión durante la preparación: si quito un poco de aquí, puedo añadir un poco más allá; si me privo de esto, puedo invertir un poco más en aquello. ¡Es como hacer malabares!

Bueno, y ahora, contadme: ¿qué tipo de viajer@s sois vosotr@s? ¿Compartís mi forma de ver las cosas? ¿Encarnáis alguno de los estereotipos que he mencionado?

No sé vosotr@s, pero yo pienso seguir travelling la vida loca, y esta es mi forma de hacerlo. ¡Buen viaje!

Félix y yo en el metro de Bangkok

Félix y yo en el metro de Bangkok

Te lo cuento todo sobre mis viajes y aventuras
Y te llevas gratis las mejores checklists

Una vez te suscribas al blog recibirás todas las actualizaciones y las novedades en tu bandeja de entrada: ¡así de fácil y cómodo! Y además, al suscribirte, te regalo las mejores checklists para hacer las maletas.