MetalDays – De vacaciones y relax en un festival de metal

MetalDays: De vacaciones y relax en un festival de metal
Facebooktwittergoogle_plusinstagram

¡Hola, viajer@s!

¡Hoy toca hablar de festival! 😍 🤘 Pero además, no de cualquier festival: hoy vamos a hablar del Metal Days de Eslovenia, un festival totalmente diferente. ¿Que por qué es diferente? Bueno, para eso tendréis que seguir leyendo el post, que os prometo que va a ser muy interesante.

 

¿Qué es el MetalDays?

El MetalDays es un festival de metal que se celebra en Eslovenia. Es, ni más ni menos, la razón por la que montamos el roadtrip a este país, ya que llevábamos muchos años deseando asistir al festival, pero nunca nos cuadraba bien con las vacaciones, ya que se necesitan muchos días para hacer este viaje. Mirábamos los carteles y veíamos cómo era el festival y decíamos: “Algún día”; pues bien, este año nos las pudimos apañar para hacer todo el montaje y ese día finalmente llegó: ¡nos íbamos a MetalDays! ¡Un sueño más cumplido!

Se trata de un festival de metal variado, es decir, no de los festivales que yo llamo “temáticos”, que se centran en un estilo de metal específico, sino que en el MetalDays encontraremos bandas de muchos estilos diferentes dentro del metal.

Una de las varias peculiaridades del MetalDays es que dura una semana entera, cosa que puede parecer una locura, pero no lo es, ya veréis por qué.

Pero sin duda, uno de los principales puntos fuertes del festival es su ubicación: el recinto del festival se encuentra dentro del Parque Nacional Triglav, por lo que el festival se celebra en un entorno natural privilegiado. Tanto el festival como la acampada se encuentran en un valle rodeado de montañas, más concretamente, los Alpes Julianos, lo que nos ofrece unas vistas espectaculares, y para acabar de morir de amor, el Río Soca, con sus increíbles aguas turquesas, atraviesa dicho recinto del festival, lo que permite a los festivaleros nadar y relajarse en sus maravillosas aguas.

El precioso Río Soca... ¿Quien diría que esto es el recinto de un festival?

El precioso Río Soca… ¿Quién diría que esto es el recinto de un festival?

Este es uno de los motivos por los que decía que el festival es diferente: es un festival antiestrés, tanto por el entorno en sí, río incluido, como por cómo está planteado el horario de los conciertos. Son unas auténticas vacaciones metaleras.

 

¿Dónde está el MetalDays?

El MetalDays se celebra en Eslovenia, más concretamente en la pequeña población de Tolmin, de solo 3500 habitantes. Como ya he comentado, esta población se encuentra en un paraje natural único y privilegiado, rodeado de una naturaleza espectacular: se trata de un lugar realmente atractivo.

¿El problema? Pues que está lejos de España. Desde Castellón, que es donde vivimos nosotros, está a casi 1700 kilómetros de distancia. Esto, claro está, hace que sea difícil para nosotros asistir al festival y que, por tanto, haya muy pocos españoles en el MetalDays.

 

¿Cómo llegar al MetalDays?

Básicamente, yo veo tres opciones para asistir al MetalDays desde España:

  • en coche: que es como lo hicimos nosotros. Lo planteamos como un roadtrip: cargamos el coche a tope con todos los trastos de la acampada y con las maletas y tal y nos dedicamos a conducir haciendo etapas y pasando una o dos noches en cada ciudad del trayecto hasta llegar al festival, y lo mismo a la vuelta. Para esta opción tal y como la planteamos nosotros, con etapas, hay que invertir muchos días para asistir al festival, por eso se nos había resistido durante tantos años. Si queréis ver nuestro itinerario para el roadtrip, podéis consultarlo en este post introductorio.
  • en avión + transporte público: lo que suele hacer la gente es volar desde España a Trieste (Italia), que está a solo 95 kilómetros de Tolmin y, desde allí, moverse en transporte público hasta el festival. Me imagino que la opción más factible será ir desde Trieste a la capital de Eslovenia, Liubliana, y desde allí ver las opciones de trenes o buses que hay para llegar a Tolmin. Otra opción que probablemente sea más cómoda, rápida y económica es ver qué viajes organizados tiene el festival: es muy probable que ofrezca servicio de bus desde Liubliana y, si son listos, probablemente desde Trieste también. Ahora mismo no lo puedo comprobar en su web porque todavía no está la información referente a la edición del año que viene y simplemente tienen una landing page muy sencilla con los poquitos grupos que ya han confirmado para 2018, pero en cuanto incluyan la información sobre los servicios de bus actualizaré el post para que tengáis todas las opciones disponibles. El problema de esta opción es que hay que volar con todos los trastos para la acampada, y ya sabemos tod@s cómo se las gastan las aerolíneas con el tema del equipaje…
  • en viaje organizado desde España: que yo sepa, hay dos opciones, ir con Valkyrie Tour o con Metaltrip. No he probado nunca ninguna de las dos empresas, pero son bien conocidas en el mundillo y seguro que dan un buen servicio.

 

 

Datos básicos

La fechas en las que se celebra el MetalDays es siempre una semana de finales de julio. Esta edición de 2017 a la que hemos asistido nosotros fue del 23 al 29 de julio, y las fechas de la edición del 2018 ya están anunciadas y son del 22 al 28 de julio.

Se trata de un festival de tamaño mediano (creo que hay un máximo de 12000 entradas a la venta) y de gran variedad musical dentro del metal. ¡Seguro que encontráis algo que os guste en un cartel tan variado!

El festival cuenta con tres escenarios diferentes:

  • el escenario principal, llamado Lemmy Kilmister Stage
  • el escenario secundario, llamado Bosko Bursac Stage
  • el escenario de bandas noveles, llamado New Forces Stage, que es nuevo de este año 2017

El precio de la entrada es precio de festival europeo, es decir, para el estándar español no nos va a resultar excesivamente barato. Ahora mismo, para la edición 2018 hay dos opciones de entrada:

  • Festival ticket: precio 150 euros, incluye entrada al festival para toda la semana, camping para toda la semana, gastos y depósito de la tarjeta de crédito del festival, carga ilimitada del móvil, libreto del festival, tapones para los oídos, uso ilimitado de las duchas de agua caliente
  • Real Marjan festival ticket: precio 200 euros, incluye entrada al festival para toda la semana, camping para toda la semana, gastos y depósito de la tarjeta de crédito del festival, carga ilimitada del móvil, libreto del festival, tapones para los oídos, uso ilimitado de las duchas de agua caliente, derecho a “early arrival” (es decir, a llegar un par de días antes de que empiece el festival y así pillar los mejores sitios para acampar y tirarse un par de días a la bartola en el río o haciendo turismo) y derecho a aparcar.

Las entradas cuestan dinero, pero recordad que os dan derecho a una semana (o 9 días en el segundo caso) de festival y de desconexión total en un paraje natural y a ver muuuchos conciertos a lo largo de esta semana: normalmente hay unas 50 bandas entre el escenario principal y el secundario y otras 20 más en el escenario de bandas noveles.

 

Instalaciones

Partiendo de la base de que, solo con la ubicación, el festival ya tiene la partida ganada, resulta que además las instalaciones están genial. Tengo que decir, sin embargo, que nosotros estábamos acampados en la zona de prensa, por lo que hay zonas o partes de las instalaciones de la zona de acampada general que no probamos o utilizamos; aun así, os describiré lo que pudimos ver por allí. Vamos a analizar todas estas instalaciones al detalle.

La zona de acampada de prensa, regalito incluido 😍

La zona de acampada de prensa, regalito incluido 😍

Acampada

Hay diferentes zonas de acampada general:

  • solo acampada
  • acampada + parking, donde aparcas justo al lado de tu tienda de campaña, lo que me parece un auténtico triunfazo
  • solo chicas que viajan solas, para evitar merodeadores no deseados, cosa que también me parece guay

La verdad es que todas las zonas de acampada quedan bastante cerca del recinto de conciertos y no hay caminatas infernales como en otros festivales mucho más grandes y masificados, en los que hay que pensárselo dos veces antes de ir a la tienda para algo. En el MetalDays no hay problema: ¡caminatas de 10 minutos como muchísimo!

Sin embargo he de decir que la acampada es bastante anárquica: hueco que ves, hueco en el que puedes acampar. Esto incluye, aparte de las explanadas destinadas a tal efecto, cualquier zona de bosque que veáis, los bordes de los caminos, etc.

Acampa básicamente donde quieras, no problem!

Acampa básicamente donde quieras, no problem!

Otra cosa a tener en cuenta es que, si usáis la zona de acampada + parking juntos, va a ser muy difícil, si no imposible, utilizar el coche para algo durante el festival. Lo más probable es que se quede atrapado entre otras tiendas de campaña y otros coches, así que habrá que esperar al último día de festival para poder moverlo. No digo que vaya a ser así en el 100% de los casos, ya que podéis tener suerte y aparcarlo en una zona que esté más despejada o en la que la gente haya tenido cuidado a la hora de acampar y aparcar para dejar sitio para que los coches puedan circular, pero vamos, que no contéis con ello por si acaso… Eso significa que es probable que no se pueda usar el coche para hacer turismo por las mañanas, cuando no hay conciertos, y aprovechar para ver algo del país, lo cual es una lástima. Sin embargo, si estáis decidid@s a usar el coche durante el festival, también está la posibilidad de usar la zona de solo acampada y la zona de parking independiente que también hay, es decir, renunciar a las ventajas de aparcar justo al lado de tu tienda. Tendréis que valorar qué es lo que os interesa más.

Todo el terreno de la acampada y también del recinto del festival está cubierto por césped, cosa que siempre es una ventaja y una comodidad, tanto a la hora de caminar como a la de sentarse en el suelo a descansar, etc. Siempre es mejor césped natural que asfalto, tierra, pedregal o moquetazo, ¿verdad?

Como comentaba antes, dentro de la zona de acampada hay algunas zonas de pequeños bosques, y vimos que la gente acampaba tranquilamente entre los árboles y no había ningún problema. De este modo tienen sombra, lo que les permitirá descansar mejor durante el día, y también había gente que aprovechaba los troncos de los árboles para colgar hamacas, cuerdas para tender la ropa, toldos, etc. Sin embargo, el terreno es más irregular que las perfectas explanadas de césped que también tendréis disponibles. De nuevo, tendréis que valorar qué os vale más la pena.

Zona de solo acampada

Zona de solo acampada

Slovenian Village

En la zona del Slovenian Village y alrededores es donde encontraréis todos los “servicios” que ofrece el festival. Básicamente es la zona a la que vas cuando no estás viendo conciertos ni en la acampada. ¡Vamos a ver qué nos ofrece el Slovenian Village!

Zona de alimentación y barras

Destaca la enorme variedad y calidad de la comida. Alucinante, en serio. En el festival podéis encontrar comida mexicana, india, pizzas hechas al horno de leña, grill de carne asada, comida vegana, comida asiática, pasta, etc. ¡Y todo estaba bueno! Repito: alucinante.

Los precios eran muy razonables. No recuerdo exactamente, pero yo diría que entre 6 y 10 euros estaban los platos, pero lo que sí que recuerdo es que ese dinero se pagaba además a gusto porque eran raciones generosas y porque la comida estaba realmente buena: no es la típica comida de festival de pésima calidad que solo sirve en plan combustible para seguir adelante.

La zona de alimentación y barras se encuentra en una gran plaza en la que todos los puestos de comida, la barra, la cafetería, etc., se encuentran en los lados, bordeando dicha plaza, y todo el espacio central está ocupado por una gran carpa bajo la cual encontraremos mesas grandes y bancos corridos donde poder sentarnos a comer, beber o simplemente a descansar a salvo tanto del sol como de la lluvia.

Con respecto a la barra del Slovenian Village, una vez más tengo que decirlo: alucinante. Había una increíble variedad de cerveza artesanal local de excelente calidad, un auténtico paraíso para los frikis cerveceros como nosotros. Pero que estoy hablando de como 30 o 40 variedades diferentes, una auténtica locura. ¡Y también existe la cerveza propia del festival! Se trata de la cerveza Black Blood, una imperial black IPA de 7’77 grados elaborada por la cervecera local Bevog para MetalDays. El diseño de la lata era genial, con el logo del festival y un aspecto muy metal, y la cerveza tenía el aspecto que sugiere el nombre: sangre negra, ya que se trata de una cerveza negra que contiene remolacha, que le da ese tono rojizo oscuro al verterla. Muy, pero que muy llamativa.

Booom!!! Toma cervezas!

Booom!!! Toma cervezas!

En esta barra del Slovenian Village también se puede recargar la tarjeta de crédito del festival, de la que hablaré más adelante.

En una de las esquinas de esta misma plaza encontraréis también la cafetería, donde podréis desayunar café, pastas, etc., y donde podréis reponer los chutes de cafeína que necesitéis a lo largo del día.

Black Blood - La cerveza del festival

Black Blood – La cerveza del festival

Carga de móviles

La carga de móviles se lleva a cabo de una forma muy curiosa: en lugar de dejar tu móvil y que ellos te lo carguen conectándolo a la red eléctrica, como suele pasar en todos los festivales en los que he estado, en el MetalDays lo que hacen es dejarte un powerbank o batería externa para que te lo lleves y lo cargues tú mismo. A cambio, tú dejas un depósito y, al devolver el powerbank una vez has cargado tu móvil (o tu cámara o tablet o lo que sea), te devuelven el depósito. ¡Ingenioso! 🙂 El servicio es ilimitado y gratuito: únicamente dejas el depósito correspondiente que se te reintegrará al devolver el powerbank.

Punto de información

En el Slovenian Village también hay un puesto donde puedes obtener información sobre el festival, tienen tapones para los oídos gratuitos para los asistentes y también el periódico diario gratuito del festival, el Daily Metal, súper chulo, con los horarios del festival, el mapa, diferentes reportajes, información útil, etc.

Una muestra de las cervezas disponibles y el periódico del festival, el Daily Metal

Una muestra de las cervezas disponibles y el periódico del festival, el Daily Metal

Cajero automático

Cerca del punto de carga de móviles y del punto de información encontraréis también un cajero automático para poder sacar dinero.

Higiene

En la zona encontraréis también unas picas con agua para lavaros las manos/los dientes, etc.; una zona de W.C., que son policleans y que, muy poco sorprendentemente, están bastante sucios (los limpian, lo he visto, pero se vuelven a ensuciar rápido); y una zona de duchas en cabina: en teoría las hay de agua fría y de agua caliente y tengo entendido que las colas son bastante más largas en las de agua caliente (muy poco sorprendentemente, también), pero sinceramente no sé cómo funcionaba ni os puedo dar más información porque nosotros usábamos las de la zona de la acampada de prensa.

Otra innovación del MetalDays, que me parece una grandísima idea, sobre todo teniendo en cuenta que el festival dura una semana, es un punto de lavandería. Nosotros no lo llegamos a usar porque íbamos bastante bien preparados en cuanto a ropa y además ya nos pillamos un hotel con lavadora en Liubliana a propósito para poder hacer la colada después del festival, pero me parece una iniciativa fantástica… ¡ir de acampada a un festival no tiene por qué ser sinónimo de ropa sucia y de ir dando asco, gente!😂

El punto de recogida de residuos (basura) también está en esta zona.

Zona de descanso

Aparte de la carpa con mesas y bancos corridos que hay en la zona de alimentación, en el Slovenian Village encontraréis también otra pequeña carpa con beanbags o puffs, pequeñas mesitas y palets formando asientos donde puedes repantingarte, descansar y hasta echarte una siesta… ¡seguro que no sois l@s únic@s! Es una zona muy chula, como muy chill-out y muy molona, aunque no es muy grande.

Puestecito molón en medio del bosque

Un poco más allá del Slovenian Village, alejándoos de la zona de conciertos, encontraréis un puestecito muy guay en medio del bosque. En este lugar solo venden tres cosas muy básicas para la supervivencia en un festival: latas de cerveza Budweiser de medio litro a 1 euro (sí, lo habéis leído bien: medio litro de cerveza en un festival a 1 euro, aunque lo malo es que no os las dejarán entrar en la zona de conciertos), bolsas de hielo y botellines agua (aunque he de decir con gran pesar que era agua con gas 😓). ¡Me encanta! ¡Solo les falta vender unas bolsas de papas para ser el puestecito perfecto! 😂

De camino a este puestecito encontramos la zona del mercado de artesanía local, con puestos de artesanos eslovenos vendiendo sus productos: desde licores de miel, velas y jabones artesanales, hasta artículos de cuero y joyería.



Generic 728x90

 

Distribución

Como ya he mencionado anteriormente, el festival cuenta con 3 escenarios: el principal (Lemmy Kilmister Stage), el secundario (Bosko Bursac Stage) y el de grupos noveles (New Forces Stage).

Pues bien, desde la acampada, los escenarios tienen entradas y accesos independientes, con sus respectivos controles de seguridad: el escenario principal es el acceso de la izquierda, el escenario secundario es el acceso de la derecha y el de grupos noveles tiene entrada libre sin ningún tipo de control y se encuentra entre la acampada y uno de los accesos al río. Esta edición 2017 era la primera que incluía este tercer escenario: anteriormente el festival contaba con únicamente dos escenarios.

Escenario principal

Como ya he mencionado, desde la zona de acampada, el escenario principal es el acceso que queda a la izquierda.

Escenario principal y ladera de la montaña al fondo, con la gente sentada. Tocando: Persefone

Escenario principal y ladera de la montaña al fondo, con la gente sentada. Tocando: Persefone

Se trata de un gran escenario excelentemente equipado y de un tamaño apropiado para acoger a las grandes bandas que tocan en el festival. Cuenta con dos enormes pantallas a los lados donde se va retransmitiendo el concierto y a través de las cuales también hacen los anuncios correspondientes, tipo cambios de horario, meteorología, etc. Obviamente, está equipado con todo un sistema profesional de luces y de sonido, como no podría ser de otra manera en un festival de estas características.

Todo un lateral de la explanada donde se sitúa el público del escenario principal es la ladera de una montaña, donde te puedes sentar en alto en el suelo para ver los conciertos. ¡Está genial! En la parte trasera de dicha explanada hay una gran carpa con barra, algunos puestos de comida y, de nuevo, mesas y bancos corridos para poder comer, beber o descansar mientras ves el concierto (o, más bien, mientras lo oyes y solo lo medio-ves; obviamente desde tan lejos y estando sentad@s tampoco es que se vea demasiado).

Heaven Shall Burn quemándolo todo, literalmente

Heaven Shall Burn quemándolo todo, literalmente

Escenario secundario

Como he comentado anteriormente, desde la zona de acampada, para llegar al escenario secundario habrá que tomar el acceso de la derecha y dejar el escenario principal atrás. Pasaremos por la zona del merchandising oficial del festival (que, aviso, suele estar abarrotado y las colas suelen ser bastante infernales) y por el metal market, que es al aire libre: se trata más bien de una zona con puestecitos individuales, tipo mercadillo de toda la vida; allí encontraremos tiendas de camisetas heavies y frikis, ropa gótica y rockera, CD y vinilos, complementos y artículos de broma de todo tipo, etc. Antes de llegar a la zona del escenario en sí, también pasaremos por un puestecito de helados, otro de licores tipo chupito y, justo al llegar al área donde se encuentra el segundo escenario encontraremos un gran lugar: ¡una coctelería! ¿No es genial que se esté subiendo el nivel de calidad de lo que comer y beber en los festivales de metal? Antes, y aún hoy en día en muchos sitios, tus únicas opciones eran una cerveza medio aguada en vaso de plástico (que normalmente te cobran, además, a precio de oro) y un bocadillo secorro de lomo. ¿Quién hubiese pensado que, mientras ves a tus bandas de metal favoritas puedes tomarte también un Sex on the beach o un Melon ball (que sabía tal cual a los chicles en forma de melón de las tiendas de chuches)? ¡No es incompatible, señor@s! Al menos, no en el MetalDays. ❤️

Cocktail time!!! Al fondo, el segundo escenario, en medio del claro del bosque, ¡me encanta!

Cocktail time!!! Al fondo, el segundo escenario, en medio del claro del bosque, ¡me encanta!

Pero hablemos ahora del escenario secundario en sí: se trata de un escenario que mola muchísimo porque se encuentra tal cual en el claro de un bosque, ¡súper evocador! 😍 Se trata de un escenario algo más modesto que el principal en cuanto a tamaño y tecnología (por ejemplo, no hay pantalla, pero tampoco se necesita porque en este escenario lo puedes ver todo desde bastante cerca), y está bien equipado en cuanto a equipo de luces y sonido. A un lado de la zona donde se coloca el público hay una carpa con barra y, al otro, hay toda una zona con diferentes puestos de comida y algunas mesas con bancos corridos para comer y, aquí sí, para ver los conciertos sentado cómodamente y desde bastante cerca.

Este escenario tiene un rollo muy guapo, muy auténtico: a mí personalmente me gusta más que el principal.

The Foreshadowing, gran descubrimiento

The Foreshadowing, gran descubrimiento

Escenario grupos noveles

Ya he comentado que esta edición 2017 era la primera en la que estaba presente este tercer escenario. Se trata de un stage con unos recursos mucho más limitados, es más pequeñito y se encuentra en una zona de libre acceso, entre la acampada y uno de los caminos que llevan al río. Aun así, es un escenario en el que, sin duda, los grupos noveles estarán más que encantados de tocar, y tiene su propio rollo underground bastante chulo.

New Forces Stage - Tocando: Firtan

New Forces Stage – Tocando: Firtan

Aquí os dejo el mapa del festival porque, aunque yo intento explicarlo todo lo mejor posible, una imagen vale más que mil palabras, y aquí lo podréis ver todo más claramente:

Mapa del festival - MetalDays 2017

Mapa del festival – MetalDays 2017

Información práctica

En este apartado voy a incluir todo tipo de información útil y variada que necesitáis saber a la hora de asistir al festival para no llegar ahí y estar súper perdid@s. ¡Vamos allá con la guía de supervivencia!

Tarjeta de crédito del festival

La tarjeta de crédito del festival, llamada PayCard, se incluye con el precio de la entrada del festival; lo único que habrá que abonar es un depósito de 5 euros que se te devolverá al final del festival al devolver la tarjeta.

Esta tarjeta es la única forma de pagar en el festival, incluido el Slovenian Village, tanto para la comida como para la bebida. Esto quiere decir que el merchandising y cualquier cosa que compres en el metal market la podrás pagar con dinero en efectivo, pero en los servicios del propio festival (barras y puestos de comida) solo se puede pagar con la tarjeta PayCard. A mí personalmente me gusta este sistema: es práctico, rápido y ligero. Desde luego lo prefiero al sistema de “tokens” o moneda del festival, que siempre me ha parecido un asco, y entiendo que pagar con dinero en efectivo puede retrasar mucho las transacciones y ralentizar las colas, así que esta me parece una buena solución.

Las tarjetas PayCard se pueden recargar en las barras del festival, incluidas las del Slovenian Village: normalmente hay una zona específica de la barra con una persona que se dedica exclusivamente a ello, así que no suele haber colas para recargar.

Heaven Shall Burn cerrando el festival

Heaven Shall Burn cerrando el festival

Precios

No se trata de un festival excesivamente caro, he estado en otros en los que los precios eran mucho más elevados. Aquí en el MetalDays, sin embargo, todo es bastante asumible y razonable. Vamos a ver unos cuanto ejemplos (tampoco os los toméis al pie de la letra, porque no recuerdo exactamente cuál era el precio de absolutamente todo, pero por ahí andará la cosa, para que os hagáis una idea).

  • La cerveza normal que se bebe en el festival es Budweiser y el motivo es que se trata de una cerveza vegana y, por tanto, bebible por todos, incluida la creciente población vegana dentro del mundo del metal. Un vaso de medio litro de Budweiser en las barras de los escenarios valía unos 4 euros.
  • Aparte están las cervezas artesanales que, como los aficionados sabrán, son un tema totalmente distinto. Ya he comentado que había una gran variedad de craft beers para elegir en la barra del Slovenian Village, como unas 30 o 40 tal vez, y además algunas de ellas iban variando día a día. Pues bien, cada una de ellas tenía un precio diferente que oscilaba, por decir algo aproximado, entre los 4’5 y los 7 euros. Normalmente, a más graduación alcohólica, precio más elevado. Por poner un ejemplo, la cerveza Black Blood oficial del festival de la que he hablado antes valía 6 euros.
  • Con respecto a la comida, al igual que había gran variedad de opciones, también había gran variedad de precios, pero ya os digo que dentro de un abanico lógico: entre 6 y 10 euros. Tal vez una superhamburguesa con carne de Angus y mil extras valía 10 euros (o 12 si me apuras), pero por otro lado, tal vez un plato de curry o de pad thai valía 6 o 7. Creedme, había opciones para todos los gustos y para todos los bolsillos, y también para ir variando a lo largo de todo el festival y probarlo prácticamente todo, ¡que es una semana!
  • Si seguimos en el terreno gourmet, creo recordar que un cóctel tamaño grande (0,4 l) valía unos 9 euros.
  • La botella de agua valía 2 euros y los refrescos 2,5 euros.
  • Y no olvidemos la opción ultra low-cost: la lata de Budweiser de medio litro del puestecito molón del bosque a 1 euro (¡no me canso de repetirlo porque me parece genial!)
  • Reciclaje: por cada vaso y cada botella de plástico que adquieras en las barras de los escenarios se te cobrará 1 euro de depósito. Si devuelves estos envases de plástico a los puestos habilitados a tal efecto junto a las barras, se te volverá a ingresar ese euro de depósito en tu tarjeta PayCard. Yo estoy muy a favor de este tipo de iniciativas de reciclaje: no olvidemos que el MetalDays en concreto se realiza en un paraje natural de gran valor medioambiental… ¡Qué menos que cuidarlo! Pienso firmemente que en todos los aspectos de la vida, y también en los festivales, hay que tener un mínimo de civismo y educación y no dejar un rastro de escombros allá donde vayas, dígase la acampada o el propio recinto del festival.

 

Crisix liaron una muy, muy gorda en el MetalDays

Crisix liaron una muy, muy gorda en el MetalDays

Horarios

Dejadme decir solo dos palabras: ¡mañanas libres! 😍😍😍 Como muchos sabréis, en la mayoría de festivales europeos los conciertos empiezan prontísimo, como a las 11 de la mañana, y teniendo en cuenta que te acuestas tarde, reventad@ y que normalmente en la tienda duermes regular y/o poco, pues a las 11 de la mañana no sirves para mucho, la verdad. ¿Cuál es el motivo de que en este festival no haya conciertos por la mañana? Pues bien, el motivo es el propio planteamiento del festival, el enfoque que le han querido dar sus creadores: el festival está pensado para que sean unas vacaciones metaleras, para que los asistentes puedan relajarse y disfrutar no solo de los conciertos sino también del tiempo libre en el paraje natural y para que los festivaleros no salgan de ahí estresados ni destruidos físicamente. ¿Y cuál es la base para que esto pueda ser así? Pues el hecho de que dure una semana, precisamente para que los días estén menos recargados de conciertos y, por supuesto, la gozada de disponer de un río para descansar, relajarte y chapotear cual críos, cosas que, normalmente, haces durante la mañana, precisamente porque no hay conciertos, y que te ayudan a reponer fuerzas para afrontar una tarde y una noche llena de metal.

Aproximadamente, para que os hagáis una idea, los conciertos van desde las 4 de la tarde hasta las 2 de la mañana en el escenario principal y secundario y, es posible que en el escenario de grupos noveles los conciertos empiecen algo antes y acaben también antes (la verdad es que no lo sé porque no vi muchos grupos en este escenario, sinceramente).

Equilibrium, enormes, como siempre

Equilibrium, enormes, como siempre



GIF generica vuelo 728x90

Sonido

El sonido en todos los escenarios es bueno y potente, como debe ser. La verdad es que no tenemos quejas al respecto. Sí que hubo algunos grupos que tuvieron algunos problemillas, como Opeth y Katatonia, pero fueron por motivos propios de las bandas, totalmente ajenos al festival.

Tiempo

El tiempo en MetalDays es totalmente imprevisible y completamente cambiante. Esto son malas noticias, porque eso significa que hay que ir preparad@ para todos los casos y, además, para una semana entera, así que si sois de los que os lleváis normalmente una mochilita y punto a un festival (desde luego, no es mi caso), creo que aquí eso no sirve…

Nos hizo de todo: desde calor agobiante, hasta frío por la noche, diluvio universal, niebla, humedad… Como decía, es muy cambiante, y en el mismo día se puede dar totalmente la vuelta a la tortilla. Es imprescindible consultar una buena página de meteorología, y la que recomienda el festival como única fuente fiable de información es esta.

De nuevo, hay que tener en cuenta que el festival dura una semana entera, lo que da para mucho cambios, así que habrá que llevar un poco de todo. Son imprescindibles, por ejemplo, unas buenas botas impermeables y un chubasquero profesional. Nosotros, parece mentira, fallamos en el tema del chubasquero (los que llevábamos no eran lo suficientemente buenos) y, al igual que el 90 por ciento de los asistentes del festival, tuvimos que recurrir a los chubasqueros de los chinos que vendían en los puestos del metal market y que, por supuesto, te cobraban a precio de oro, a pesar de ser, básicamente, una puñetera bolsa de plástico. Hicieron el agosto, los timadores. Así que nota mental: para el próximo festival europeo donde sea probable que llueva, invertir en unos buenos chubasqueros tipo Capitán Pescanova para evitar acabar calados hasta los huesos.

Para que os hagáis una idea del nivel de lluvia del que estamos hablando: hubo un momento en el que estaba viendo el concierto de Dool y empecé a notar como la lluvia que me caía por encima del chubasquero se estaba metiendo a chorro (literal) por dentro de las botas New Rock que llevaba, resistentes como ellas solas a la lluvia y demás inclemencias, pero claro, si le está cayendo en plan cascada el agua desde el chubasquero y entraba a chorro entre la pierna y la bota, poco podían hacer las pobres para mantenerme seca. En ese momento me tuve que replantear la situación concierto guapo vs. posible pulmonía, y mi cerebro me dijo: “Débora… ¡corre!”.

El diluvio...

El diluvio…

En total hubo 2/3 días de lluvias fuertes. Esto fue un asco porque dio lugar a cancelaciones, cambios de horario, aplazamientos y daños en las instalaciones: el tercer escenario, el de los grupos noveles, amaneció una mañana totalmente destruido y hubo que montarlo de nuevo. También hubo casos en los que los grupos empezaron a tocar y a mitad concierto empezó a caer el diluvio universal y tuvieron que dejar el setlist a medias: este fue el caso de Dool que os contaba antes, y también de The Great Discord, y en los dos casos me dio muchísima rabia porque eran grupos que me apetecía mucho ver y que se estaban saliendo hasta que la lluvia se lo permitió…

En resumen: si hace solete, por el día shorts y tirantes y por la noche pantalón largo, camiseta y sudadera. Si además llueve y hace humedad y se cala el frío, añade chubasquero y alguna camiseta térmica para la noche.

Abbath dándolo todo

Abbath dándolo todo

Supermercado Hofer

Cerca del festival hay un supermercado de la cadena Hofer. Se trata de un supermercado muy básico, sin demasiada gama de productos y sin ningún tipo de extra de cara al festival (me refiero a material de acampada, colchonetas, etc.)

Está situado junto a la entrada al festival, junto a las taquillas, y caminando quedará como a uno 15-20 minutos de la zona de conciertos, y para llegar habrá que atravesar toda la acampada. Entre el final de la acampada y el supermercado también encontraréis toda una serie de puestecitos de comida y bebida “extraoficiales”, es decir, que no pertenecen al festival y que ofrecen mejores precios que los puestos de dentro. Destacaría un puesto de carne a la brasa que quedaba al principio de esta zona donde con lo que nos pusieron comimos y cenamos ese día (las sobras nos las llevamos a la tienda y tan ricamente) y donde además vendían bolsas de hielo también más baratas que dentro del festival. Pero el puesto que más destacaría es (y sé que os vais a reír con nuestra obsesión) el sitio de cervezas artesanales que había allí también: tenían cada día 6 cervezas artesanales locales pinchadas buenísimas y a precios inmejorables, y la pareja que lo llevaba eran súper majos. El lugar se llamaba “Beerightback”, y tienen una bottle shop en la ciudad eslovena de Nova Gorica, por si alguna vez pasáis por allí y os interesa. Nosotros, desde luego, lo tendremos muy en cuenta 🙂

Las cervezas que había pinchadas uno de los días en el puestecito extraoficial de Beerightback

Las cervezas que había pinchadas uno de los días en el puestecito extraoficial de Beerightback

Total, que el supermercado te puede sacar de un apuro y te permite comprar agua, material de desayuno, algunos snacks y alguna cena sencillita, así que vale la pena ir de vez en cuando a reponer existencias y, de paso comer y beber bueno, bonito y barato en los puestecitos de justo de fuera del festival que os encontráis de camino al Hofer.

Asistentes

La mayoría de los asistentes son, como no podía ser de otra manera, eslovenos, aunque también encontraremos bastantes europeos de otros países que están hartos de los festivales de metal tradicionales y masificados que se celebran en otros países de Europa.

Tened en cuenta que Eslovenia tiene frontera, por ejemplo, con Italia y con Austria, y Alemania queda también relativamente cerca, así que es fácil encontrar asistentes de estas nacionalidades. Como ya he comentado antes, en general hay pocos españoles y la gran mayoría de estos van con los viajes organizados que he comentado antes, ya sea de Valkyrie o de MetalTrip.

El ambiente en general es bueno, hay buen rollo y, que nosotros hayamos visto, no hay movidas, ni peleas, ni problemas de ningún tipo. La gente es maja y tiene ganas de divertirse, pero sin molestar a los demás, muy en plan “vive y deja vivir”, cosa que me parece fantástica.

Después de hacer crowdsurfing y aterrizar en el foso, esta parejita de grindcoretas eran la viva imagen de la felicidad!

Después de hacer crowdsurfing y aterrizar en el foso, esta parejita de grindcoretas eran la viva imagen de la felicidad!

 

Carteles

Antes que nada, volvamos la vista atrás y conozcamos un poco la historia del MetalDays. El festival empezó a celebrarse en 2004 bajo el nombre de MetalCamp y, por aquel entonces, los organizadores eran otros que, según mi humilde opinión, la selección de grupos no la hacían nada mal, ya que los carteles tenían un rollo más vikingo y más pagano que los de ahora, cosa que, de nuevo en mi opinión, siempre es buena. Sin embargo, en el año 2013 cambió la organización, cambió el nombre a MetalDays y, personalmente, pienso que ha tenido una evolución algo más comercial desde entonces, aunque siempre se ha mantenido la misma ubicación privilegiada y el enfoque metal del festival, por supuesto.

Para que os hagáis una idea, aquí os dejo los carteles de las últimas ediciones de MetalDays:

Y aquí está el de la edición 2017, a la que asistimos nosotros:

MetalDays 2017

MetalDays 2017

Como muchos ya habréis notado en otros posts sobre festivales, a Félix y a mí nos gusta hacer nuestro top ten personal de los conciertos que vemos en los festivales, así que allá van (en ningún orden en concreto):

  • Félix: Suicidal Angels, Macabre, Absu, Crisix, Spasm, Katatonia, Shining, Batushka, Amon Amarth, Blues Pills
  • Débora: Amon Amarth, Opeth, Katatonia, Pain, Shining, Equilibrium, The Foreshadowing, Dool, The Great Discord, Blues Pills

 

En general, cada año montan un buen cartelaco, aunque vuelvo a repetir que, para mi gusto, tal vez han dejado un poco demasiado de lado el rollo viking/pagan/folk metal, que está bastante en auge ahora mismo. Si volviesen un poquito más a ese rollo, sería decididamente el festival de mis sueños.

Blues Pills, incombustibles

Blues Pills, incombustibles

 

Checklists útiles

Organizar una escapada a un festival así puede ser complicado, sobre todo si es la primera vez. Son muchas cosas a tener en cuenta y siempre hay algo que se te puede escapar u olvidar. Por eso he preparado unas checklists o listas para hacer la maleta para diferentes situaciones: viaje en verano o destino con clima cálido, viaje en invierno o destino con clima frío y (aquí viene la que nos interesa en este caso) viaje con acampada en festival.

¿Que qué tenéis que hacer para conseguirlas? Muy sencillo: solo tenéis que suscribiros al blog y las recibiréis automáticamente en vuestro correo. Para suscribiros tenéis que utilizar el formulario llamado “Te lo cuento todo sobre mis viajes y aventuras”, ubicado tanto en la barra lateral del blog como al final de cada post (en este mismo post, por ejemplo; lo encontraréis un poco más abajo). Introducís vuestro nombre y apellidos y vuestra dirección de correo electrónico, seguís las instrucciones para confirmar el correo y recibiréis el enlace para descargar las checklists. Muy fácil y rápido, en menos de un minuto lo tenéis, lo prometo.

Además, una vez suscrit@s, recibiréis un aviso automáticamente en vuestro correo cada vez que publique un post nuevo en el blog, así no os perderéis nada del contenido que preparo para vosotr@s con todo mi amor 🙂 .

Un punto importante: para este festival… ¡añadid a la lista la colchoneta de playa más friki que podáis encontrar! 😂

Nuestra súper colchoneta y las increíbles vistas que teníamos desde la acampada

Nuestra súper colchoneta y las increíbles vistas que teníamos desde la acampada

 

Río Soca

Sí, he dejado lo mejor para el final, soy así 😜

Desde luego, el Río Soca que pasa por el MetalDays es uno de los puntos fuertes del festival, así como su elemento diferenciador con respecto a otros festivales europeos de metal.

Simplemente, espectacular!

Simplemente, espectacular!

¿Qué es el Río Soca? Pues bien, se trata de un río de origen alpino, ya que nace en los Alpes Julianos, en el noroeste de Eslovenia, y desemboca en el Mar Adriático, ya en costa italiana. A lo largo de su recorrido cruza el Parque Nacional Triglav, donde se encuentra Tolmin, la población donde se celebra el MetalDays, y en diversos puntos de su recorrido se pueden llevar a cabo actividades y deportes acuáticos, como rafting o kayak. Sin embargo, su característica más llamativa es el color de sus aguas, que son de un precioso tono azul turquesa; de hecho, en alguna parte leí que se trata del río con las aguas más turquesas de Europa. Además de tener un color precioso, sus aguas están muy, pero que muy frías. ¡Aviso!

A su paso por el recinto del MetalDays, el Río Soca nos regala dos bonitas playas fluviales: a una se accede desde la zona de acampada y a otra se accede desde el propio recinto de conciertos, desde la zona del segundo escenario. Ambas playas tienen rollos muy diferentes; vamos a analizarlas.

La playa pequeña

Esta sería la que se accede desde la acampada. Se trata de una playa de acceso libre, es decir, desde la acampada bajáis directamente a la playa sin pasar por ningún control, lo que significa que podéis llevar a la playa lo que os dé la gana (incluida bebida, por supuesto). Además, el camino de bajada a la playa está convenientemente cerca del puestecito molón del bosque donde venden cervezas a 1 euro… ¡yo no digo nada! 😜

Esta playa es virgen, es decir, no hay instalaciones de ningún tipo ni el festival ofrece servicios aquí, lo que significa que no hay barra, no hay puestos de comida… no hay nada. Se trata de la zona más relajante y más tranquila de todo el festival.

Planazo...

Planazo…

La playa oficial

Esta playa es una historia totalmente diferente: parece más un “resort” metalero que una playa de río, ¡jajaja!

Aquí encontramos barras, puestos de comida, un escenario con un DJ, servicios, decoración del festival, palets de madera formando tumbonas y asientos, zonas de sombra chill-out con los mismos puffs de los que he hablado antes, etc.

Zona chill out de la playa oficial

Zona chill out de la playa oficial

Además, aquí es donde se llevan a cabo las actividades en la playa organizadas por el festival, que tienen lugar todos los días para disfrute del personal:

  • 9:00 – Yoga
  • 10:00 – Taller de masaje de cuello para los doloridos cuellos metaleros que acaban resentidos después de tanto headbanging 🖤
  • 10:30 – Saterra (ni idea)
  • 11:00 – Metalza, lo que viene a ser una especie de clase de zumba con música metal… ¡genial!
  • 11:30 – Evento especial
  • 13:00 – Colors in Hell (taller de pintura)
  • 14:00 – Volley playa femenino en topless (en fin…)
  • 15:00 – Volley playa masculino en tanga
  • 16:00 – Twister gigante
  • 17:00 – Beer Pong, Jenga gigante
  • 18:00 –  DJ
  • 23:00 – 04:00 – Striptease

 

Escultura de la mascota del MetalDays en la playa oficial

Escultura de la mascota del MetalDays en la playa oficial

Esta playa te ofrece diferentes opciones:

  • simplemente tumbarte en la arena y descansar: hay árboles que dan sombra, así que se está la mar de bien y hasta te puedes echar una siesta
  • unirte a las actividades organizadas que acabo de mencionar y divertirte, aunque para eso hay que tener cierta energía y ganas de moverse, y confieso que nosotros no hicimos nada de eso, pero sí que disfrutamos viendo a los que hacían la clase de Metalza, a ritmo de Amon Amarth o Slayer, por ejemplo 🙂
  • remojarte, chapotear, nadar, tumbarte en la colchoneta en medio del río y simplemente flotar por ahí, etc. Básicamente, sacarle partido al río.
  • fiesta – empezar la fiesta de buena mañana es fácil si quieres: tienes a tu disposición buena música a buen volumen y barras que te sirven bebida, así que, ¿qué más quieres?

 

Decoración guay y palets convertidos en tumbonas en la playa oficial

Decoración guay y palets convertidos en tumbonas en la playa oficial

Os voy a dar un buen consejo, algo muy básico y muy de cajón en este festival que, si no lo hacéis os arrepentiréis y os dará mucha rabia una vez allí: llevaos una buena colchoneta desde casa para poder disfrutar del río. Nosotros nos compramos por internet una súper profesional, con sitio para repantingarnos los dos y bolsa nevera incorporada en el centro, y también nos llevamos unos remos desmontables, y, no es por nada, pero éramos los putos amos.

Esto os servirá para poder disfrutar de una de las experiencias más únicas que se pueden vivir en el MetalDays y que os voy a contar ahora mismo: se trata de ir con la colchoneta y un par de cervecitas a la playa pequeña, tirarla al agua y hacer lo que a nosotros nos gusta llamar “navegar por aguas internacionales” hasta la playa grande oficial sin hacer absolutamente nada, simplemente dejándote llevar por la corriente mientras te tomas tu cervecita. La corriente en este tramo es muy suave, así que tardas como una media horita en llegar de una playa a otra dejándote llevar y, os lo aseguro, es la gloria: es una experiencia totalmente relajante, refrescante y única que solo puedes vivir en el MetalDays.

Unicornios y demás navegando aguas internacionales

Unicornios y demás navegando aguas internacionales

De hecho, es algo bastante común aquí y, a partir de cierta hora de la mañana, se empieza a tener una visión totalmente surrealista: empieza el desfile de heavies bajando por aguas internacionales en colchonetas súper frikis: flamencos rosas, unicornios, donuts de Homer Simpson y patos amarillos de baño de tamaño gigantesco. ¡Es genial!

Y, parecerá mentira o lo consideraréis un tópico, pero no veáis lo que relaja y descarga el cuerpo cansado del día anterior por los conciertos y los plantones el contacto con el río: ¡te deja nuev@!

Para que os hagáis una idea, aquí os dejo un ejemplo de lo que podría ser el día a día en el MetalDays sacándole buen partido al río: levantarse, desayunar en la tienda, coger la colchoneta, comprar unas cervezas y hielo para la bolsa nevera en el puestecito del bosque, bajar a la playa pequeña desde la zona de la acampada, navegar por aguas internacionales hasta la playa oficial, amarrar la colchoneta, participar en alguna de las actividades organizadas o simplemente tumbarse a descansar y ver cómo los demás las practican, extender las toallas a la sombra, pegarse una buena siesta, comer en los puestos de la misma playa, en la zona del segundo escenario o en el Slovenian Village, pegarse una ducha e ir a ver conciertos. ¿Qué os parece el plan? ¡A mí no se me ocurre uno mejor! ❤️

Este era el panorama de cada mañana...

Este era el panorama de cada mañana…

Conclusiones

Personalmente, pienso que es uno de los festivales europeos más top que hay.

No es un festival más, es un evento totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados gracias al concepto de festival antiestrés: el hecho de que dure una semana permite que los días estén menos cargados de conciertos y que no tengas que ir corriendo de un lado a otro como un pollo sin cabeza, y su ubicación en un paraje natural único, rodeado de montañas y con el río para relajarte es algo que simplemente no se paga con dinero. Además, si como parte de este concepto de festival “slow”, añadimos que no está masificado y que no hay que hacer cola prácticamente en ningún lado, creo que ya estamos rozando la perfección.

Otro punto muy a favor del festival es que supone un salto de calidad con respecto a otros festivales en la oferta de sus servicios, tanto en la comida como en la bebida. Tiene productos básicos, que te irán bien si tu presupuesto es ajustado, pero también ofrece una oferta de calidad superior a unos precios más que razonables para los bolsillos que van un poco más desahogados.

Opeth, que a pesar de los problemas técnicos, dieron un conciertazo

Opeth, que a pesar de los problemas técnicos, dieron un conciertazo

Otro gran punto positivo de este festival es que ningún año está sold out por ahora. ¿Esto qué significa? Pues significa que puedes decidir comprarte la entrada una vez está confirmado ya todo el cartel y sabes exactamente qué grupos van a tocar, valorando si te gusta o no lo que traen ese año. De hecho, puedes comprártela si quieres el día antes del festival, o incluso en taquilla en cuanto llegues, porque no está sold out y sabes que no vas a tener problemas. Esto contrasta mucho con la tendencia que están tomando otros festivales, como Wacken o, especialmente Hellfest últimamente, que se queda sold out a las pocas horas de lanzar las entradas sin ni siquiera haber confirmado un puñetero grupo, cosa que me revienta. Ojo, soy muy fan de Hellfest, hemos ido tres años al festival y solo tengo buenas palabras para este fantástico festival francés, pero no me gusta su planteamiento en cuanto a venta de entradas y confirmaciones de grupos, de hecho, me parece mal.

El único punto negativo que tiene el MetalDays desde el punto de vista español: pues que está lejos. Esto, junto con el hecho de que el festival en sí dure una semana, hace que haya que invertir mucho tiempo y, en consecuencia, asumámoslo, dinero para poder hacer todo el montaje. Vista la situación, pienso que puede ser una buena idea plantearlo como “las vacaciones grandes del año”. Me explico: en nuestro caso, como ya he comentado, lo planteamos como un roadtrip desde Castellón con diferentes paradas turísticas tanto a la ida como a la vuelta, combinando de este modo turismo y vacaciones tradicionales con el festival. Así, intentamos convertir lo que, a priori, era algo negativo del festival en algo positivo y que nos llene más, que nos ofrezca más.

El campito de la acampada... pura belleza natural

El campito de la acampada… pura belleza natural

¿Recomendamos ir a MetalDays? Por si no había quedado claro: sin duda. Ha sido una de las mejores experiencias en festival que hemos tenido nunca y repetiríamos sin dudarlo. De hecho, esperamos poder volver pronto a este festival tan especial y diferente. ¿Qué decís, gente? ¿Nos vemos algún año por el MetalDays? ¡Espero que sí! 🙂

 

Facebooktwittergoogle_plus
Te lo cuento todo sobre mis viajes y aventuras
Y te llevas gratis las mejores checklists

Una vez te suscribas al blog recibirás todas las actualizaciones y las novedades en tu bandeja de entrada: ¡así de fácil y cómodo! Y además, al suscribirte, te regalo las mejores checklists para hacer las maletas.