La mejor isla del mundo (según los bloggers de la CVTB)

La mejor isla del mundo
Facebooktwittergoogle_plusinstagram

¡Hola, viajer@s!

Hoy os traigo un post diferente que espero que os guste y que os inspire para posibles destinos en el futuro. Como much@s sabréis, Travelling la vida loca pertenece a la asociación Comunitat Valenciana Travel Bloggers (CVTB), una asociación que nace con el propósito de unir a tod@s aquell@s bloggers de viajes que han nacido o residen en la Comunidad Valenciana; de esta forma se pretende crear una comunidad de bloggers de un mismo origen que comparten una pasión en común: viajar.

Pues bien, un día se me ocurrió preguntarles a l@s compañer@s de la CVTB cuál era la mejor isla del mundo para ell@s y en este post encontraréis recopiladas sus respuestas. Como veréis, hay gustos para tod@s, y también existe una gran variedad geográfica. ¿Alguien adivina qué isla habrá elegido una servidora? Pues para averiguarlo, tendréis que leer el post hasta el final, aunque los que me conocen bien seguro que se lo pueden imaginar sin demasiadas dificultades 😜

¡Vamos allá con esta recopilación de islas tan especiales!

 

1. Isla de Skye – Café con viajes

La isla de Skye se encuentra en el norte de Escocia y es la isla más grande de las Hébridas Interiores.

Sus paisajes son sobrecogedores y la mejor manera de disfrutar de sus montañas, lagos y acantilados es viajar en coche y a tu ritmo.

La isla está hecha para los aventureros, los que les guste la fotografía y quieran disfrutar de una sensación de libertad recorriendo su carretera.  Entre sus paisajes se respira el mito y la leyenda, sus historias de sangrientas batallas y castillos que siguen aguantando el paso del tiempo.

Skye debería ser visita obligada si queréis recorrer las Tierras Altas escocesas y disfrutar de Nest Point, Quiraing, Fairy Glenn y conquistar el Old Man of the Storr.

Isla de Skye - Café con viajes

Isla de Skye – Café con viajes

 

2. Guam, la isla más hispana de la Micronesia – Carlos el Viajero

Cuando recién aterrizas en su pequeño aeropuerto y empiezas a leer en las placas identificativas de su personal, con apellidos como Martínez, García o Mendoza, te quedas un poco desubicado de saber realmente dónde llegaste. ¿Estás en un lugar de Latinoamérica? ¿Quizás Filipinas? El caso es que Guam está situada en la remota Micronesia, presume de ser la más grande de las Islas Marianas y su lema según los americanos es “Donde el día en América comienza”.

Hoy en manos estadounidenses, formó parte del Imperio Español por 300 años y éste es un sello muy marcado que se nota todavía hoy cuando te topas con una iglesia, una fortaleza, o cuando lees y escuchas el idioma chamorro de sus habitantes con tantas palabras del castellano, incluida la propia eñe.

A pesar de tener una porción de la isla destinada a bases militares, conserva impecable su patrimonio histórico y cultural. Circundando su costa se encuentra el viajero con calas, secretas ensenadas donde es imposible evitar detenerse y disfrutar de estos solitarios enclaves naturales con sus peculiares aguas azul turquesa. Sin olvidarnos de sus prístinas playas en áreas con más infraestructura hotelera para disfrute generalmente de japoneses y coreanos, atraídos también por vivir algo del sueño americano a menos de 5 horas de vuelo y sin tener que ir a los Estados Unidos.

El interior tampoco se queda atrás, con zonas de bosque subtropical y cascadas como las Talafofo, ideales para escuchar escandalosas y coloridas aves que se reúnen en manadas cada mañana. No olvido sus pequeños pueblos, fundados sobre antiguas misiones españolas, donde al llegar, llamaremos a la curiosidad de sus habitantes y que nos entenderán a la perfección al saludarles con un “buenas” o despedirnos con un “adiós”. Los chamorros son muy cercanos para entablar conversación.

En definitiva, puede que no sea la mejor isla del mundo, pero a un servidor le dejó un buen sabor de boca por todos sus componentes históricos, de naturaleza y social muy difíciles de encontrar en el ancho y remoto Pacífico.

Guam - Carlos el viajero

Guam – Carlos el viajero



Generic 728x90

 

3. Isla Tabarca – Descubriendo Alicante

A veces, los mejores paraísos no están tan lejos de casa como creemos, o eso al menos pensamos en Descubriendo Alicante, sobre todo si hablamos de Tabarca. Esta isla es la única habitada de la Comunidad Valenciana y sus fondos cristalinos son Reserva Marina del Mediterráneo.

Los orígenes de la isla se remontan al siglo XVIII, cuando se asentó una pequeña población de pescadores provenientes de la ciudad tunecina de Tabarka. Se puede llegar a ella desde varios puertos de la Costa Blanca, aunque el más cercano y económico es Santa Pola. El trayecto suele durar unos 30 minutos y cuesta alrededor de 10-15 Euros.

Una vez allí, puedes (¡y debes!) explorar la isla a pie, ya que es muy pequeña. A un lado está el pequeño pueblo amurallado, con sus calles y casas blancas. Allí se encuentra gran oferta gastronómica, algunos hoteles/hostales y varias tiendas de ropa y souvenirs. Dentro de las murallas, y mirando al mar, también se encuentra la Iglesia de San Pedro y San Pablo. Al otro lado de la isla, fuera de las murallas, está la parte deshabitada. Tan solo se encuentra el faro, la torre de San José y el cementerio, pero es agradable dar un paseo por la parte solitaria de la isla.

Otra de las cosas que tienes que hacer en Tabarca es bucear, por lo que llevad gafas y aletas para explorar el fondo marino, ya que hay mucha actividad y es muy bonito. Hay una playa principal donde encontraréis muchos servicios, y también hay varias calitas un poco más tranquilas.

Por último, otra de las cosas indispensables si visitáis Tabarca es probar su gastronomía. Su plato típico es el caldero, pero también podéis comer unos arroces que están de rechupete. Los menús están desde 18 € y lo más aconsejable es reservar mesa nada más llegar a la isla, ya que se suelen llenar.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis a conocer la isla bonita de la Costa Blanca?

Tabarca - Descubriendo Alicante

Tabarca – Descubriendo Alicante

 

4. La Palma – El Niágara en bicicleta

Aunque no es tan conocida como Tenerife o Gran Canaria, no exagero cuando digo que La Palma es la mejor de las Islas Canarias. La isla bonita, como así se le conoce, se encuentra en el extremo noroeste del archipiélago canario.

Por su orografía y su clima, La Palma es especial porque engloba un poquito de cada una de las Islas Canarias. En ella encuentras paisajes amazónicos, como el de los Tilos, un bosque lleno de vegetación por los cuatro costados, así como acantilados de infarto en la playa de Nogales, donde puedes llevar tu tabla o boogie para coger las olas, pasando por terrenos volcánicos del Parque Nacional de Caldera de Taburiente.  No me olvido del Charco Azul, una serie de piscinas naturales en medio del mar, toda una maravilla.

En cuanto a gastronomía, siendo una isla, el pescado es un imprescindible y si es con patatas arrugás y mojo picón, mejor 🙂

La Palma, playa Nogales - El Niágara en bicicleta

La Palma, playa Nogales – El Niágara en bicicleta

 

5. Ko Phi Phi Leh – Emociones Viajeras

Cuando pienso en islas paradisíacas, mi mente regresa a nuestro paso por el mar de Andamán en Tailandia. No hace falta que me extienda contando lo espectacular de sus aguas color turquesa, ni de su arena blanca, tampoco de su exuberante vegetación, pues su fama es conocida a nivel mundial.

Ko Phi Phi Leh es una de las cuatro islas que componen el archipiélago de las Islas Ko Phi Phi,  junto con Ko Pai (Bamboo Island), Ko Yung (Mosquito Island) y Ko Phi Phi Don, islas que pudimos visitar en el mismo día con la excursión que contratamos desde Phuket.

Dos razones hacen que la mayoría de los viajeros visitemos esta isla. La primera, es que fue escenario de la película “The Beach” (2000), donde Di Caprio se queda alucinado al contemplar semejante belleza. La segunda -más triste- es que fue devastada en el año 2004 por un tsunami.

Todavía alucinamos al ver las fotos de las maravillosas experiencias que nos aportó esta excursión, como nadar en el Pileh Lagoon, bañarnos en Maya Beach, hacer snorkel, acercarnos a conocer la Viking Cave o parar a ver los monos en Monkey Beach. Una isla deshabitada, pero que visitan cientos de turistas cada día, así que… ¡a madrugar toca!

Ko Phi Phi Leh - Emociones Viajeras

Ko Phi Phi Leh – Emociones Viajeras

 

6. Ometepe: la isla de los círculos y espirales – La Bitácora

En el 2008 Ometepe fue nominada como una de las 7 nuevas maravillas de la naturaleza. Fue un santuario precolombino, hoy en día se siguen encontrando ídolos de piedra y petroglifos de diferentes tamaños por toda la isla. Puede que gracias a ello, al desconocimiento, siga siendo un paraíso…

La isla está en el lago Nicaragua, dividida en dos municipios Altagracia y Moyogalpa, unidos por una carretera. Tiene 276 km² y dos volcanes cónicos: el Madera y el Concepción unidos por un pequeño istmo y un río: el Buen Suceso.

El volcán Maderas tiene 1400 metros de altura, y en su cráter inactivo hay una laguna. Tiene un bosque lluvioso y la subida puede costar de 3 a 4 horas. Es obligatorio ascender con un guía. En la falda sur del volcán se encuentra la Cascada Natural de San Ramón, que tiene unos 50 metros de altura y otros 10 metros de ancho; está a unos 4 km del pueblo de San Ramón.

La ascensión al volcán Concepción (1620 m), no es para aficionados. Se necesitan de 8 a 10 horas para subir a la cumbre, está declarado parque protegido por la abundancia de pájaros y especies tropicales. Es uno de los más difíciles de Nicaragua. Al pie del volcán esta La Finca El Tilgüe y hay un manantial: Ojo de Agua, allí nos dimos un refrescante baño.

De tradición agrícola, se cultiva café, arroz, tabaco, bananos y otros productos hortícolas. Nosotros visitamos guiados por el administrador de la Finca Magdalena una plantación de café de sombra y recorrimos un sendero viendo petroglifos; para finalizar tomamos un sabroso café recién tostado.

Se pueden hacer más actividades, como pasear a caballo, senderismo, kayak por el lago o la laguna, bañarse, o simplemente tomar el sol en la playa. La Punta Jesús María es un estrecho de tierra que se extiende dentro del lago y que puede llegar a medir hasta un kilómetro de largo en épocas secas; está a unos 4 km de Moyogalpa. Como veis, un paraíso…

En las laderas tanto al sur como al norte del volcán, hay varias haciendas convertidas en hoteles económicos y donde se pueden hacer actividades agrarias y ganaderas.

José y yo nos enamoramos de Ometepe, fue amor a primera vista. Se podría decir que toda la isla es una reserva. Fue refugio para los piratas en sus saqueos por el Mar Caribe ya que se puede acceder a través del Río San Juan. La población se tuvo que refugiar en el interior de la isla. Cuesta poco imaginar cómo debió ser aquello, el paisaje ha variado muy poco desde entonces.

En el puerto San Jorge de Rivas subimos en la parte de arriba del barco hasta que atracó en el puerto de Moyogalpa. Poco antes de llegar escuchamos ¡dos “cheles”! (blancos) y cuando bajamos un pelotón de guías nos estaban esperando alrededor de la puerta gritando todos a la vez.

¡No entendía lo que me decían, se me mezclaban las voces de unos con otros! Cuando dejamos clara nuestra elección (el más indio) los demás conductores nos dejaron en paz.

Nuestro transporte era una vieja furgoneta sin aire acondicionado ¡La más vieja de todas! Paradójicamente sabíamos que era una buena elección, de hecho fue el mejor guía que tuvimos en este viaje.

Los Museos del Ceibo son muy recomendables, en el edificio se exponen petroglifos y diversos objetos arqueológicos como tumbas en forma de bota, adornos, menaje, etc., todos ellos encontrados en la isla, ¡y la colección sigue creciendo! En el Museo de Jade de Costa Rica, vimos menos objetos precolombinos que en El Ceibo.

Ometepe - La bitácora

Ometepe – La bitácora



GIF generica vuelo 728x90

 

7. Tenerife – Meraviglia

El mundo está lleno de islas y seguro que en lugares recónditos hay algunas únicas. Pero, afortunadamente, nosotros también tenemos varias muy singulares cerca. Para mí, una isla muy especial es Tenerife.

En ella hay zonas increíbles y que, comparadas con la costa de la península, parecen de otro planeta. Los amantes del mar estarán de acuerdo conmigo en que sus playas de piedra negra son preciosas y que, aunque hay que tener cuidado con el estado del mar, hay charcos preciosos en los que bañarse.

Otro aspecto de Tenerife que lo hace especial son sus pequeños pueblos llenos de encanto, como Garachico, o Masca, un caserío rodeado de naturaleza con un paisaje que te deja sin palabras.

Por otro lado, no hay que olvidar que en Tenerife se encuentra El Teide, un volcán por ahora dormido y pico más alto de España con 3718 metros. Subirlo es toda una experiencia.

Pero aparte de todos los lugares particulares de la isla, no hay que olvidarse de un tema muy importante: la gastronomía. Si vas, no podrás dejar de pedirte papas con mojo picón en cualquier restaurante al que vayas. Además, durante una temporada al año, puedes ir a comer a los guachinches, establecimientos en los que te sirven comida y vino casero hasta reventar.

Por último, no hay que olvidar que su gente es muy amable y simpática con los visitantes, hecho que te hace sentirte como en casa y que hace que el viaje sea todavía más especial.

Así que, ya sabes, si quieres conocer una isla diferente sin salir de España, no dudes en que Tenerife te sorprenderá.

Tenerife, playa de las Teresitas - Meraviglia

Tenerife, playa de las Teresitas – Meraviglia

 

8. Miyajima – Modo Traveller

Cuando hablamos de islas solemos pensar en playas paradisiacas. Pero no es eso precisamente lo que te vas a encontrar en Miyajima. Lo que hay allí, lo que ocurre allí, es mucho más mágico.

Cuando te acercas hacia su costa desde la histórica Hiroshima, empiezas a visualizar enormes y frondosas montañas que te impactan y te recuerdan a la isla de Jurassic Park.

Pero no son exactamente dinosaurios lo que allí te encuentras. Multitud de ciervos que campan a sus anchas empiezan a rodearte cuando pisas el puerto.

Sientes que has llegado a otro mundo. La gente pasea por las calles comiendo piruletas de ostras mientras esquivan los ciervos. Pero también te atrapa su impresionante puerta Torii, que preside el santuario flotante de Miyajima.

Por la mañana, está anclado en mitad de la nada y puedes caminar justo bajo sus pies. Pero cuando cae el sol, el mar baña sus pilares y lo hace tan inaccesible como mágico.

Miyajima es una isla que engancha, llena de sorprendentes rincones escondidos entre sus árboles del Monte Misen. Éste, accesible con el funicular o directamente andando, es el pico más alto de la isla y ofrece una panorámica hacia la ciudad de Hiroshima y a una decena de islotes para alucinar.

Sin duda un lugar especial en el que hacer una parada obligatoria en tu viaje a Japón.

Miyajima - Modo Traveller

Miyajima – Modo Traveller

 

9. Isla Isabela – Nosaltres 4 viatgem

Situadas sobre la línea del ecuador a 1000 km de la costa occidental de América del Sur, las Islas Galápagos, también llamadas Islas Encantadas, son un lugar único en nuestro planeta. Alejadas de las rutas marítimas durante siglos, sólo algunos barcos alcanzaron sus costas a la búsqueda de agua potable y tortugas que capturaban para aprovisionar sus naves durante los meses de largas travesías. Charles Darwin las puso en el mapa cuando, tras atracar con el Beagle el 15 de septiembre de 1835, pasó allí 5 meses investigando y elucubrando hasta elaborar su famosa teoría de la evolución de las especies. Hoy un día son un paraíso para disfrutar de la naturaleza y, especialmente, de su fauna extraordinaria.

Nosotros pasamos 1 mes recorriendo 3 de las 13 islas -y más de 200 islotes- de origen volcánicos que forman el archipiélago. Fue sin duda la Isla Isabela la que más nos gustó. Por la tranquilidad que en ella experimentamos y la belleza de sus paisajes. Es la más grande de las islas y tiene muchos espacios que no son accesibles por tratarse de espacios de estricta protección de la naturaleza. Pero es fácil recorrer libremente muchas zonas gracias a sus senderos, a pie o en bicicleta, y disfrutar del contacto con la naturaleza y del gran número de animales con los que puedes convivir naturalmente. Bañarte con tortugas y lobos marinos, observar los tiburones desde la costa, las iguanas y las tortugas galápagos, caminar junto a una de las calderas volcánicas más grandes del mundo o explorar los restos de un antiguo presidio y su Muro de las Lágrimas. Guardamos un recuerdo imborrable de nuestra experiencia en Isabela, cada día fue un regalo lleno de momentos únicos.

Isla Isabela - Nosaltres 4 viatgem

Isla Isabela – Nosaltres 4 viatgem

 

10. Bali – This is Travel

Desde que pisamos el suelo de Bali, nos dimos cuenta de que nos iba a encantar la isla, que tiene un aura especial.

Puedes contratar un taxi y recorrer cada rincón con un local, o lo que te aconsejamos nosotros, alquila una moto por 4 chavos, súbete en ella y descubre cada rincón.

Nosotros cuando la visitamos tuvimos 2 bases, una en el norte de Bali, en Lovina donde descansamos en playas volcánicas, comimos como reyes pescado fresco, paseamos y donde puedes avistar delfines salvajes y hacer buen buceo en las islas Menjangan. La otra base en Ubud, un pueblecito encantador entre miles arrozales y templos, donde puedes descubrir el Bali de interior, sus templos, como el alucinante “Besakih”, encontarte lugares perdidos increíbles, ver puestas de sol alucinantes en el templo “Tanah Lot”, surfear sus aguas y sentir el rollo artesanal y espiritual de la isla

A nosotros nos enamoró… mil ganas de volver!!!

¿Queréis ver un vídeo sobre nuestra experiencia en Bali? ¡Aquí lo tenéis!

Bali - This is travel

Bali – This is travel

 

11. Madagascar – Travel me softly

Escoger, de entre todas, la mejor isla del mundo es una tarea complicada. Sin embargo, no es para nada difícil considerar como una firme candidata a ese título a la isla de Madagascar.

Ubicada en el Océano Índico, al este de Mozambique, Madagascar se alza como la isla más grande del continente africano y como la cuarta mayor isla del mundo.

Sus casi 600.000 kilómetros cuadrados y el larguísimo aislamiento geográfico al que ha estado sometida han convertido a Madagascar en un lugar único en este planeta. De hecho, esta isla africana es uno de los 17 países megadiversos, una clasificación en la que se incluyen aquellos lugares con la mayor biodiversidad del mundo.

Entre esa gran biodiversidad sobresale su exuberante fauna, con especies endémicas tan llamativas como los lémures.

Además de éstos, Madagascar alberga preciosas y numerosas especies de camaleón, entre ellos el más pequeño del mundo; así como una gran diversidad de aves, una excelente fauna marina y un inmenso número de insectos de lo más curiosos, como por ejemplo el escarabajo jirafa.

Pero, más allá de su increíble fauna, y a pesar de la marcada deforestación que ha sufrido y sufre el país, esta isla también alberga fantásticos ecosistemas.

Dado su gran tamaño, en Madagascar podemos encontrar desde bosques lluviosos, hasta cañones y zonas desérticas en el sur, pasando por ecosistemas tan increíbles como los que forman los Tsingys.

Por si fuera poco, en sus casi 5000 km de costa también podemos encontrar playas paradisiacas de arena blanca, muchas de ellas en la propia isla de Madagascar y otras en las numerosas pequeñas islas que posee, como Île Sainte Marie, Île Aux Nattes, Nosy Komba o Nosy Be, entre otras.

Aunque con algunas áreas concretas más turísticas, Madagascar aún es uno de esos lugares donde podemos huir de las masificaciones de extranjeros que visitan el país. Es el lugar perfecto para perdernos y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Por todo ello, Madagascar es probablemente una de las mejores islas del mundo.

Madagascar, Ile aux Nattes - Travel me softly

Madagascar, Ile aux Nattes – Travel me softly

 

12. Menorca – Travelling la vida loca

Como menorquina que soy, no puedo dejar de cantar las alabanzas de mi maravillosa isla natal, Menorca. Con sus solo 45 kilómetro de longitud, se trata de una isla muy compacta y fácil de recorrer, para lo cual siempre recomiendo el alquiler de coche o, como mínimo, de moto.

Menorca es famosa principalmente por sus playas y calas, entre las que personalmente destacaría Cala Trebalúger, Binigaus, Cala Pregonda, Cala Pilar, Cala Mitjana/Cala Mitjaneta, Cala Macarella/Cala Macarelleta, Caballería, Cala en Brut, Cala en Tuqueta… y voy a parar porque si no, no acabo. Podéis ver un post completo sobre mis playas y calas favoritas aquí.

Sin embargo, Menorca es mucho más que su espectacular costa. Poblaciones como Mahón, Ciudadela o Es Castell tienen tanto un casco antiguo como un puerto realmente envidiables, en los que un tranquilo paseo o una cena a orillas del mar os dejará con las pilas bien cargadas. Otra población que merece la pena visitar es el poblado de pescadores de Binibeca, con sus estrechas callejuelas y sus pequeñas casitas de pescadores pintadas de blanco.

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la isla, ya que los platos tradicionales, como la caldereta de langosta, el oli i aigu amb figues y las empanadas; los deliciosos dulces, como las ensaimadas, los pastissets o los crespells; y los increíbles embutidos, como el queso de Mahón, la sobrasada o el camot, os dejarán con la boca abierta (y con las papilas gustativas muy satisfechas).

Otra peculiaridad de la isla es la gran cantidad de monumentos prehistóricos que alberga: taules, talaiots, navetes y poblados talayóticos enteros. Si vais a la isla, debéis visitar estos monumentos megalíticos y dejaros asombrar por el misterio y la historia que desprenden.

La isla se presta enormemente al ejercicio al aire libre: podéis optar por recorrer el Camí de Cavalls, ya sea caminando, corriendo o en bicicleta; podéis subir a la montaña más alta, Monte Toro (354 m), estratégicamente situada en el centro de la isla, en Es Mercadal, y alucinar con las vistas que obtendréis; podéis recorrer algunas de las rutas interiores para llegar a puntos realmente interesantes, como la Cova dels Coloms; podéis visitar dos o más playas en el mismo día haciendo trekking por la costa para ir de una a otra; podéis hacer todo tipo de actividades acuáticas: snorkel, kayak, motos de agua… Como veis, en Menorca es difícil aburrirse y las posibilidad son infinitas.

Otros puntos más que recomendables de la isla son la Cova de’n Xoroi, una cueva enorme y preciosa a orillas del mar reconvertida en pub/discoteca, desde donde se puede observar una de las puestas de sol más espectaculares de la isla; o la destilería Xoriguer, en el puerto de Mahón, donde se destilan diversos licores de manera tradicional, entre los que destaca el Gin Xoriguer, la bebida oficial menorquina.

¿A qué estáis esperando? ¡Menorca os recibirá con los brazos abiertos!

Menorca, playa de Binigaus - Travelling la vida loca

Menorca, playa de Binigaus – Travelling la vida loca

 

¿Qué tal, viajer@s, cómo se os queda el cuerpo? ¿Hemos conseguido azuzar vuestro wanderlust? 😜 Espero que os haya gustado este post que he podido realizar gracias a la colaboración de los compañeros de la CVTB, ¡mil gracias, chic@s! Como veis, determinar cuál es la ganadora de este codiciado título es una cuestión muy personal, así que la pregunta del millón es: ¿cuál es vuestra “mejor isla del mundo” particular? ¿Coincidís con alguna de las que hemos propuesto desde CVTB o tenéis vuestra propia candidata? ¡Os espero abajo en los comentarios!

 

Facebooktwittergoogle_plus
Te lo cuento todo sobre mis viajes y aventuras
Y te llevas gratis las mejores checklists

Una vez te suscribas al blog recibirás todas las actualizaciones y las novedades en tu bandeja de entrada: ¡así de fácil y cómodo! Y además, al suscribirte, te regalo las mejores checklists para hacer las maletas.